Lesión que aparece frecuentemente en corredores a consecuencia de una inflamación de la cintilla iliotibial. Esto se produce por la fricción repetida de esta estructura contra los huesos que conforman la articulación de la rodilla. Sus síntomas son dolor punzante y quemazón en la parte externa de la rodilla, habitualmente cuando corremos.

En estos casos deberemos de controlar esta inflamación, reducir el dolor y relajar la musculatura afectada. Por ello es importante acudir al fisioterapeuta para aplicar las técnicas de tratamiento adecuadas y conseguir erradicar esta lesión. Para evitar este síndrome es conveniente utilizar un calzado adecuado para la práctica deportiva, seleccionar terrenos adecuados (evitar asfalto), estirar correctamente y acudir al fisioterapeuta siempre que percibamos sensación de sobrecarga.